¿Qué es el branding y porque es tan importante?

Eres emprendedor, autónomo o tienes una idea de negocio entre manos… y no hay de otra, necesitas que el mundo lo sepa para poder vivir de ello.

Bien, estamos todos en las mismas. Ahora es cuando te hablo de branding. Bueno, en realidad, ¡todo el mundo te habla de branding!

Si no acabas de entender exactamente lo que significa, si te agobia o te da mucha pereza este tema, sigue leyendo. Voy a dejártelo claro, ¡de una vez por todas!

VALE, ENTONCES, ¿QUÉ ES EL BRANDING?

Valga decir una vez más que una marca no es un logo, una marca no es un packaging, una marca no es una campaña de publicidad. Ni siquiera una marca es lo que tú crees que eres como tal. Una marca es lo que los demás piensan que eres. Una percepción fundamentada sobre cómo te ven, qué sentimientos despiertas en su interior y que dicen de ti. En tu negocio, nada es más importante que tu marca, porque precisamente es lo que te define y encapsula tu misma esencia.

Branding: crear ilusión a través de expectativas y culminarla con experiencias de marca relevantes que, como mínimo, satisfagan esas promesas generando vínculos estrechos con la marca. Las empresas tienen que conseguir opiniones positivas y eso se alcanza con acciones positivas. La gestión de las percepciones se convierte en el branding en una llave maestra, como responsable de conseguir la necesaria conexión emocional con las marcas. Y el motivo resulta bastante simple: muchas de las decisiones de compra tienen potentes conexiones emocionales.

La clave para que las emociones tomen valor parte de integrarlas en la misma definición del propósito, la promesa y la personalidad de la marca, así como en los beneficios que la marca ofrece. Todo debe estar conectado y orientado hacia despertar las emociones positivas de los clientes. Es necesario que los productos o servicios incluyan una dimensión emocional. No vendemos ordenadores, vendemos una ventana al mundo; no vendemos helados, vendemos un momento de frescor… Sin ninguna duda, hoy es necesario vender algo que mejore de alguna forma la vida de las personas. Para conseguirlo hay que hacerles sentir –no solo pensar- que somos la solución a alguno de sus problemas.

Piensa en marcas grandes como Nike, Lotus, BMW… Te pueden gustar o no, pero apuesto que sabes exactamente qué venden o cuál es su mensaje. Todo esto lo han conseguido construyendo una identidad de marca única y han hecho que cada parte de su comunicación lo transmita. Desde el logotipo, hasta el modelo y el fotógrafo de sus anuncios. Desde la tipografía usada en sus catálogos,hasta la fórmula de despedida de sus emails.

Para resumir, diría que el branding es el arte de dejar claro la personalidad de tu marca, a través de todos los elementos visuales, textuales y acciones de tu negocio.

¿Pensando en convertirte en emprended@r?

Pide cite  y cuéntanos tu idea de negocio estaremos encantados de poder asesorarte tanto en temas legales, fiscales, gráficos y de marketing-

¿CÓMO TE PUEDE AYUDAR EL BRANDING?

Algunas personas que me contactan con dudas, no saben si el branding es para ellos. Dudan de si vale la pena esforzarse con ello, porque acaban de empezar. O quieren saber si no les viene grande pensar en branding, ya que sólo están buscando sus primeros clientes.

Mi respuesta es: “¡Claro que necesitas trabajar tu branding!”. Estés empezando, lleves un año o diez. El objetivo del branding es establecer una presencia única para tu negocio en el mercado, para destacar, además de atraer y fidelizar clientes.

No se trata de una de estas tareas empresariales que “hay que hacer”.

Es una herramienta tremenda, potente e incluso divertida para conseguir lo que quieres. Sean clientes, visibilidad, autoridad o ventas. Además, hace que todo el marketing  sea más fácil.

Te lo prometo, si has definido bien la personalidad de tu marca y has elegido los elementos que lo van a comunicar, crear una página web, una campaña en redes sociales o promocionar tu primer infoproducto es 1.000 veces más fácil y rápido. Y entiendo que si eres emprendedora, el tiempo no te sobra, ¿verdad?

En realidad, lo trabajes o no, lo controles o no, ya tienes un branding.

Con el nombre de tu negocio, la forma en la que te comunicas y te dejas ver, la gente se hace una idea de tu negocio. Ellos no están esperando a que trabajes en tu branding para juzgar y opinar sobre tu marca. 

Si quieres que perciban tu negocio como realmente es y que entiendan lo mucho que tienes para ofrecer, te recomiendo que tomes el control de tu branding y que lo trabajes de forma consciente.